Los placeres más civilizados de la vida

¿Alguna vez te preguntaste cómo hacer para disfrutar la vida como es debido? No debes ir muy lejos para saber la respuesta: solo debes intentarlo. Suena a algo bastante tonto, pero es la única verdad. No hay una fórmula específica para todos, así que debes construir la tuya, según lo que quieras disfrutar y lo que más te guste. Lo importante es mantener el enfoque e ir hacia tu destino: la felicidad.

Ahora puedes estar preguntándote cómo harás para costear todos esos gastos. Eso si tus planes incluyen algo de dinero y ahorro. Pues la respuesta es bastante fácil también: Zetafinance. Un sistema de pago electrónico que te permite pagar, pero también ahorrar en transacciones y guardar dinero para el futuro. Con esta plataforma es posible planificar y disfrutar lo importante de la vida, que eres tú mismo. 

¿Qué es el placer?

Cuando hablamos de placer, nos estamos refiriendo a alguna experiencia que se sienta bien, que puede ser una cosa, una acción o simplemente un sentimiento. En realidad, puede ser una infinidad de situaciones que incluso no son posibles de describir. 

El placer es todo lo contrario al dolor o el sufrimiento, pues estas están relacionadas estrechamente con sentirse mal. Nosotros los humanos entendemos que el placer es algo agradable, incluso en cosas tan sencillas como estornudar. Existe una lista larga de actividades que podemos hacer para sentir placer: jugar, correr, comer, tener sexo, entr otras. 

¿Cuáles son los placeres más civilizados?

Como te mencionamos anteriormente, la lista es muy larga y varía dependiendo de las valoraciones personales. Por ejemplo, si a ti te gusta comer manzana y la experiencia te resulta demasiado agradable, para ti eso será placer, mientras que para quienes disfrutan más comer chocolate, pues no.

A continuación, te dejamos los placeres más civilizados y comunes que existen, en caso de que estés buscando ideas para añadir a tu lista. 

  • Viajar. Es una de las cosas que las personas más disfrutan. ¿Quién no amaría ir a la playa o a la montaña de paseo? Esto se debe a que, al variar de entorno, es posible sentirse mejor y relajarse. Existen personas que alcanzan la felicidad plena con este tipo de actividades, e incluso pueden ser curiosos, pues es un territorio nuevo lleno de lugares escondidos esperando por ser explorados.
  • Comer. ¿A quién no le gusta comer? Es una de las necesidades básicas y también uno de los placeres más civilizados y comunes. Ir con amigos, con familia o a una cita, comer es siempre un buen plan. La mejor parte de esto es que siempre puedes intentar algo nuevo: desde comida rápida en la calle hasta los platos más preparados en un restaurante de lujo.
  • Trabajar en lo que te apasiona. No todo tiene que traducirse en gastar dinero, también se trata de generarlo. Cuando trabajas en lo que amas y disfrutas es mucho más sencillo vivir y disfrutar hacerlo. El trabajo es una de las cosas que más ocupa tiempo en la vida de las personas, asegúrate de ocupar tu tiempo en algo que de verdad te genere placer.